Megasueldos + Deudas – Ingresos = Quiebra del Estado.

 

Quiebra

Por: Manuel Moisés Montás._

No existe una solución real al declive económico dominicano sin un saneamiento serio y profundo de las finanzas públicas, de la relación ingreso-gasto del Estado, máxime cuando el gobierno destina a sueldos y deudas casi uno de cada dos pesos que obtiene de la ciudadanía sin que por ello hayan sido satisfechos todavía los requerimientos básicos de su ulterior desarrollo; a saber, alimentación, transporte, educación, seguridad y energía.

Recientemente, acaso con la intención de sofocar un poco el creciente estado de agitación social que reina en todo el país, el gobierno ha hecho pública su intención de reducir o exonerar algunos impuestos de considerable importancia para dinamizar la economía.

De forma paralela, en hechos separados el Gobierno ha anunciado asimismo su intención de obtener a corto plazo 19,000 millones de pesos mediante una nueva emisión de bonos del Estado y unos 482 millones de dólares en préstamos del Banco Interamericano de Desarrollo y del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento.

Si consideramos una tasa de cambio de 36 pesos por dólar, solamente los nuevos pasivos anunciados por el gobierno ascienden a más de 36,352 millones de pesos, equivalentes al 2,3% del Producto Interno Bruto –oficial- del país en el recién pasado año 2008.

Es evidente que algo no anda bien en la aritmética económica del gobierno, en el mejor de los casos. Cierto es que las recaudaciones fiscales han disminuido de manera alarmante en lo que va del año, pero no menos cierto es que el gobierno ha demostrado una resistencia feroz al necesario abandono de los sueldos kilométricos, las nominillas vulgares, los privilegios inútiles y otras tantas manifestaciones del gasto público clientelar.

No puede ser verdaderamente libre un país en el que todos los nacidos y por nacer lleven sobre los hombros la pesada carga de endeudamientos cuyos beneficios raras veces abandonan el ámbito de los particulares, la intimidad del bolsillo de algunos funcionarios.

Al reflexionar sobre estas cosas, tristes realidades, parécenos escuchar la voz profética de Ramón Marrero Aristy cuyo singular talento ilustro antaño con maestría nuestro probable destino:

“Dos por dos son cuatro. Y el presente, sin horizontes de progreso, sin medios propios para ganarse la vida, es igual a un mañana compuesto por miseria y hambre. La aritmética no falla”.

Gracias a Dios y a la democracia, la vida no tiene por qué ser siempre aritmética, ni nuestros votos cuadrados; meros instrumentos serviles de una tradición funesta para la Patria._   

Fuentes:
http://www.diariolibre.com/noticias_det.php?id=193533
http://www.elnuevodiario.com.do/app/article.aspx?id=144839
http://hoy.com.do/economia/2009/3/19/270754/Emitiran-bonos-por-RD19000-millones
http://www.hoy.com.do/economia/2009/3/22/271107/Prestamos-BID-impactaran-tasa-dolar