Eres tú el rostro del amor que no tuvimos

 

Eres tú el rostro del amor que no tuvimos,

de un hogar no construido;

un sueño que no prosperó.

 

Yo la veo a ella en tus ojos

Y tu dibujas la sonrisa

que en sus labios yo desconocí.

 

Eres tú el rostro del amor que no tuvimos,

de la familia que no hicimos;

algo que no sucedió.

 

Inocente te paseas tú entre nosotros

y te adueñas de este instante,

divino instante, en el cual ella vuelve,

vuelve, a ser parte de mí.


About this entry